A capar se aprende capando.

En este blog puedes leer la newsletter sin suscribirte.

No es lo mismo, habrá gente que solo por estar suscrita ya lo habrá leído antes que tú, mínimo un mes antes.

Y te llevarán ventaja.

Tampoco podrás leer todas las newsletter, solo tres.

No son las tres últimas.

Ni las tres mejores.

Pero siempre puedes suscribirte, aunque sea un mes tarde, eso será mejor que no hacer nada.

Porque te lo dirán todos los que de ventas y márketing saben un poco.

Piensa menos, haz más.

Mi abuelo lo decía diferente:

«A capar se aprende capando».

Pues eso.

Te veo dentro.

samu.