El pasado Lunes 27 batí un récord del mundo.

O al menos eso creo.

A las 11:56 se dió de alta un nuevo suscriptor en mi newsletter.

A las 12:20 se dió de baja.

24 minutos.

Sin siquiera dar opción a que le llegara nada más que el email de bienvenida.

Al verlo tuve un momento de debilidad.

Ya sabes.

Que !!!!

Pero automáticamente le mande un email.

Te lo pongo íntegro, porque creo que vale la pena.

Asunto: RÉCORD DEL MUNDO!! GRACIAS!!

Creo que has batido todos los récords del mundo en ser la persona que menos tiempo ha estado en una lista de email.

24 minutos.

Supongo que mi email de bienvenida ha sido tan malo que no has tenido otra opción que darte de baja.

Lo entiendo.

La verdad es que mi forma de escribir no es para todo el mundo.

No significa nada, ni es bueno, ni malo.

Simplemente a ti, por lo que sea, no te ha molado.

Así que lo primero es darte las gracias.

Porque a mí enviar una newsletter a una lista de suscriptores muy grande me cuesta pasta. 

Por eso mantengo mi lista por debajo de 500 siempre, para asegurarme de que solo hay gente a quien le interese mi newsletter, mis servicios y mis productos.

Ojalá hubiera más gente como tú.

De verdad.

Abrazako.

samu.

P.D.: Lo primero es darte las gracias, y lo segundo decir que no suelo permitir que alguien entre y salga de la newsletter a su antojo, por lo que es muy posible que tu dirección pase a mi lista negra para que no puedas volver a entrar. En caso de que sea un error lo tienes sencillo, el día que quieras volver, primero contestas a este email. Así te ahorras tiempo tú en suscribirte, y yo también en evitar que entres.

Suerte.

———————

Lo sé, al final sí que parece que estaba un poco picado, pero la verdad es que lo que pasó me hizo replantearme mi relación con aquellas personas que abre los emails, que me lee, y que a veces hasta me contesta.

¿Porque te voy a tratar a ti que te has tomado la molestia de dedicarme tu valioso tiempo peor que a alguien que no tiene ningún interés?

Es más, ¿porque voy a tratar a alguien que está en esta lista pero que no abre los email o no tiene ningún interés igual que a aquellos que me leen cada día?

No es justo.

Así que eso me sirve para redactar con la mente clara este email  y que me sirve para explicarte dos cosas.

La primera, es que tengo previsto hacer una limpieza de mi lista de email márketing.

Porque de verdad que solamente quiero tener a gente que esté implicada en lo que cuento y que quiera mejorar su comunicación, sus ventas y su forma de escribir y hacer negocios.

Así que en los próximos dos meses (Julio y Agosto) voy a borrar a aquellas direcciones que no interactúen, abran los emails, me den feedback, y a los que no me permitan conocer sus negocios.

Porque lo que quiero (y ese es mi objetivo con mi newsletter) es ofrecer soluciones de comunicación a quienes la leen y para eso por narices debo conocer sus proyectos y sus problemas. 

Así que en Septiembre dejará de ser una newsletter de ida, por una correspondencia de ida y vuelta.

Si no estás dispuesto a hablar conmigo no durarás mucho aquí.

No es una amenaza.

Es un hecho.

Porque mi contenido irá dirigido a los problemas reales de aquellos profesionales que se comuniquen conmigo y contesten mis emails.

Y si finalmente no te soluciono nada tú mismo te darás el piro.

No batirás el récord, pero tendrás las mismas consecuencias.

Verlo desde fuera.

Hoy no te vendo nada, creo que debes pensar un poco en nuestra relación y si de verdad quieres seguir aquí.

Espero que comprendas todo lo bueno que viene con esta evolución de la newsletter a la correspondencia semanal.

Si ten interesa este tipo de relación lo tienes muy facil.

Te apuntas en el enlace.

Correspondencia semanal con el coco de todo esto.

Abrazako.

samu.