No tienes lo necesario para destacar.

Hace poco tuve una conversación con Nahuel Cassino.

Más de 90 minutos de intercambiar conocimiento.

Si no sabes quién es (que me extrañaría), búscalo en nahuelcassino.com.

De verdad, aprenderás muchas cosas.

Hablamos de nuestros orígenes, antedecentes (los policiales los dejamos para la segunda conversación), y como veíamos el sector.

Una de las cosas que yo le dije es que la gente como yo, y puede que como tú, está muy quemada.

Nos han vendido (a mí también), que somos especiales.

Que tenemos que diferenciarnos.

Y destacar.

Ojo. 

No digo que no puedas hacerlo.

Digo que es muy posible que te sea imposible hacerlo.

Esto es duro pero hay que decirlo.

Te voy a hablar de mi sector.

Aunque yo me dedico a la comunicación estratégica uno de mis servicios es el de copywriter. Escribir textos para los negocios de mis clientes para que vendan más.

Pero ahora hay cientos de copywriters.

De los que te enamoran con las palabras, de los que te insultan con estilo canallita, de los que tienen portafolios con todos sus logros.

Cuantos más hay, más difícil es que tú, yo, nosotros, destaquemos.

Vale, entonces ¿qué hacemos?

Cuando hay tanto profesional haciendo lo mismo ¿cómo puedes diferenciarte?

Sencillo.

Aunque a simple vista muchos no lo ven.

Busca una característica de tu servicio.

Da igual que la tenga también tu competencia.

Y fijate en quien la está usando para diferenciarse, para coger ventaja.

Venga, te pongo un ejemplo.

Imagina que todos los copywriters investigamos (se supone que así debería ser) mucho antes siquiera de empezar a escribir la primera palabra.

Pero nadie lo usa para diferenciarse.

Imagínate que tu claim fuera:

«Investigo tanto a mis clientes que me contratan sus hijos ilegítimos. Fan de saber de qué hablo antes de escribir para ti»

Un copywriter con ansia de Sherlock Holmes.

Los posibles clientes al leerlo tendrían una imagen muy potente de cómo haces tu trabajo.

¿Y si alguien te copia?

Siempre será el segundo, el que copio a…

Quizás te moleste que al principio te haya dicho que no tienes lo necesario para destacar.

Pero la verdad es que no te hace falta.

Te hace falta destacar en algo que no destaque nadie.

Aunque también lo haga (a Nahuel casi le revienta la cabeza esto).

Por cierto.

En mi taller de comunicación estratégica cuento una historia de 1920 que explica perfectamente todo lo que te acabo de contar hoy en esta anécdota.

Más claro imposible.

Y está de lanzamiento hasta el día 30 de Junio que desaparecerá.

Volverá en Septiembre digievolucionado, y ya no costará 24’97€.

P.D.: Si por casualidad piensas en usar el claim de la investigación mira mi perfil de twitter antes, porque de lo que se trata es de que hagas el ejercicio de mirar a tu competencia, no de que copies al pelo las ideas que te gustan.

Por aquí ves toda la info del taller que desaparece mañana.