¿De qué te sirve saber el valor exacto de PI?

Ese 3,14 y pico.

Ese pico ¿sirve de algo?

Sirve para algo.

Pero quizás no para lo que tú quieres.

Hay un tío, con dos apellidos españoles, de los de toda la vida.

Jaime García Serrano.

Más español que Paco Martinez Soria.

Y en un alarde, no se si de memoria o de inteligencia, se pasó cuatro horas recitando decimales del número PI.

150.000 decimales.

Así.

En frío.

Y batió un récord, que no hay quien iguale. No se si por falta de inteligencia o por aburrimiento.

Porque está más que demostrado que con los 39 primeros decimales se puede medir la longitud de una circunferencia que abarque el universo conocido.

El universo (sí, para eso valía PI, para medir circunferencias).

¿Qué significa eso?

Que ni necesitas ser Jaime García, ni usar una supercomputadora, ni batir el récord de 12,1 billones de dígitos (que marea), del famoso PI.

Porque si con 39 son suficientes para medir todo lo conocido por el ser humano, ¿para qué invertir energía en más?

Si te lo propones, 39 números puede que hasta los recuerdes.

O te los apuntas, que caben en cualquier sitio.

Cuando tienes que crear una estrategia de comunicación, o de márketing, tampoco tienes que saber absolutamente todo.

Necesitas saber lo justo.

Los 39 dígitos del universo conocido.

Del universo que es tu negocio.

Ni uno más.

Y comunicarlo de forma estratégica.

Como si le hablaras a un crío de 7 años.

Y le contaras una historia.