Consejos de 3 dólares que valen millones.

Una Girlboss es una jefa.

Pero no solo jefa en el sentido de ser una directiva, o cargo o incluso dueña de la empresa.

Una Girlboss es aquella mujer que define su vida y su negocio.

Sofía es una joven de 23 años que quiere ser su propia jefa, tiene ojo para los negocios.

Recorre las tiendas de ropa de segunda mano y encuentra pequeños tesoros.

Ve una chaqueta.

Le gusta.

No necesita ni probársela.

Se dirige al mostrador y empieza el show (para mí lo es).

“Quiero esto. Te doy ocho pavos por ella”

“Ni hablar, en la etiqueta pone doce”.

“Sólo tengo 8”

“Yo creo que mientes”.

“¿Por qué?”

“Tu mirada es sospechosa”.

“Graaaacias”.

“Te la dejo por diez”.

“Nueve pavos y te doy un consejo empresarial gratis”.

El dependiente la mira como pensando qué está ocurriendo con la extraña muchacha que ante él está dispuesta a llevársela por menos del precio del ticket.

“Heecho”.

Saca el dinero del bolsillo y se lo entrega con una sonrisa digna del vencedor de una dura batalla.

“Bueeno, ¿cuál es mi consejo?”.

“Esto -le dice Sofía mientras se la enfunda- es una genuina chupa de cuero de motero East/West de los años 70 en perfecto estado;  si no sabes lo que vendes, te la juegan,  como yo ahora. ¡Tooooma tio!”.

Si te dedicas a las ventas ya sabes la importancia de conocer tu producto, y de darle el valor justo para que no te la jueguen.

Pero además de saber lo que vale tu servicio o producto debes saber venderlo.

Tan solo un día después Sofía vende la chaqueta en eBay en más de 600€.

Alguien con poca visión comercial diría:

“El tío de la tienda perdió una pasta por no saber lo que tenía”.

Puede. 

Aunque yo prefiero pensar que recibió el mejor consejo empresarial que necesitaba en ese momento por 3 dólares.

Si a partir de ese momento se empezó a preocupar de lo que tenía colgado en su tienda es posible que a la larga haya recuperado mucho más de los 600 euros que perdió ese día.

Y esa inversión le valió la pena.

Recuerda que si no sabes lo que vendes no podrás darle el valor real.

Así que cuantifica correctamente el valor de tu servicio.

Te ahorrarás negociar descuentos.

Recibirás un pago justo por tus productos o servicios.

Lo venderás mejor.

Tengo una newsletter en la que te hablo de cine, ventas, copywriting y negociación, todo enmarcado en historias que te entretienen y te enseñan al mismo tiempo y no necesariamente en ese orden.

La newsletter que te ayuda a dar valor a tu servicio.

P.D.: La historia es de Bossgirl season 1.