Esta opinión me puede llevar a ser muy popular o muy impopular.

Cuando me pasan estas cosas siempre me acuerdo de Jhon Hertz.

Jhon es conocido por aquella decisión de pintar sus taxis de amarillo para que se vieran de lejos.

Una decisión impopular que le hizo popular.

A veces hay que hacer algo así.

Hacer cosas que al resto no le gustan o que no ven lógicas.

Sobre todo si tu lo tienes claro y estás convencido.

Te cuento.

En los 5 estados de la conciencia del cliente Schwartz explica que la primera fase es aquella en la que el cliente no tiene conciencia de su problema y hay que educarlo.

Y voy yo y digo que no estoy de acuerdo en Linkedin.

Mi opinion impopular salta a la palestra.

Vaya liada, porque se supone que yo no soy nadie, pero Schwartz es como uno de los mejores de la historia.

Pero yo lo veo así.

Pero piensa conmigo un momento, porque yo soy mucho de pensar.

De tirar de lógica.

Y la lógica me dice esto (ya me dices tú qué te parece).

Este es el razonamiento con el que no estoy de acuerdo.

Hay gente que no sabe que tiene un problema y hay que descubrirles el problema para que luego les demos la solución y así erigirnos como sus salvadores.

Lo llaman “educar al cliente”.

Es algo que se ve mucho en las técnicas de venta de los supergurúses.

Te vendo que tienes un problema y luego te vendo la solución,  y me aprovecho de que en realidad no sabes lo que quieres para hacerte creer que necesitas poner fin a tu sufrimiento, un sufrimiento que no tenías antes de conocerme.

Pues lo siento, porque a costa de jugarme la reputación tengo que diferir.

La verdad es que  yo no estoy de acuerdo.

Y aquí viene mi opinión y el porqué.

Puede que una persona tenga un problema, pero hasta el momento en que ese problema interfiere en su vida esa persona no se hace consciente.

Porque no ve la influencia de ese problema.

Y mientras no interfiere ¿realmente es un problema para esa persona?

Imagina.

Un vendedor de coches que no llega a los objetivos.

Puede que no sea un problema al principio mientras no influye en su vida.

Hasta que un día se da cuenta de que no va a cobrar las primas, no va a ganar el dinero que esperaba, tiene que recortar gastos, etc.

¿El problema es que no vende?

¿Es que no va a ganar dinero para pagar su ritmo de vida?

¿O el problema es que no sabe vender?

Da igual, porque si llega a los objetivos ese problema desaparece.

Al final lo que el cliente siente son los efectos de un problema y es entonces cuando empieza a buscar los disparadores de ese problema.

¿Cuál es el origen?

Identificarlo es el primer paso, porque será lo que defina sus cambios de conciencia, y su customer journey.

¿Qué papel juegas tú en todo ese proceso?

Dependerá de cual sea tu posición.

Si es la de la persona que busca la solución.

O si eres quien la ofrece.

Yo ofrezco un servicio de copywriting estratégico que mejora las ventas.

Si tu problema es que no vendes suficiente te puedo ayudar.

Pero tu problema puede ser otro.

Falta de tiempo para dedicar a crear el contenido de tu marca.

Poco conocimiento de copywriting para crear e-mails de ventas.

Dime tú qué problema tienes identificado y yo te diré cuál es el servicio que lo soluciona.

Puedes saber más de mi servicio aquí.

El servicio de copywriting para empresas que soluciona problemas de comunicación estratégica.

Si te gusta este contenido y crees que le puede gustar a alguien compártelo, no tengas miedo de ser generoso, así quedas bien tú y me ayudas a llegar a más gente.

Dicen que si compartes este post quien lo reciba te debe una birrita fresca.

Si has recibido esto de un amigo y te ha entretenido, lo primero, no seas rata e invítale a una birrita fresca. Lo segundo, regístrate en este enlace para recibir ideas que pueden valer más que lo que pagarías por una chaqueta de segunda mano.