Un triciclo atado a un muro.

Las 4 normas de un Storytelling que vende.

Cuando empecé a escribir este artículo el título era ¿Cómo crear un Storytelling que venda mi producto? Luego se quedó en ¿Cómo crear un Storytelling que venda? y a punto ha estado en quedarse en ¿Cómo crear un Storytelling?

Cosas de mi abuelo. Que decía que lo simple es sencillo.

Yo que era un enano pensaba para mí: «Vaya tontería, obvio que lo simple es sencillo.»

Pero mirando hacia atrás empiezo a pensar que quizás no sea tan obvio. Porque en esta era digital cada vez cuesta más contar lo mismo de forma sencilla.

Y cuando hablamos de Storytelling parece que si eres copywriter necesitas escribir 20.000 palabras para ser bueno.

Tonterías.

Pero de eso hablaremos otro día.

En el post de hoy voy a contarte 4 normas para que tu Storytelling venda. Y entre esas 4 están la más importante, y la más difícil de poner en práctica.

Pero si lo consigues podrás mejorar la calidad de tu copy e incluir cuando sea necesario ese Storyselling. Que dicho de una forma sencilla es vender un producto a través de una historia. Y punto.

Y es que hoy en día cuando alguien se propone contar algo de forma sencilla, sin fuegos artificiales, parece que no está dando lo mejor de si mismo.

Primera y segunda norma del storytellling: Stortytelling sencillo y simple pero currado.

Y van juntas. La primera sin la segunda no tiene ninguna posibilidad de éxito.

Y ya te digo que para que tu storytelling sea sencillo, y simple, hay que currárselo mucho.

Porque hay una cosa que he descubierto, que tenemos un tiempo limitado de atención, y nos aburrimos con cosas que nos exigen demasiado, eso también es cosa de la sociedad, queremos cosas que se puedan consumir rápido y fácil.

Y fíjate. Eso es lo que me decía mi abuelo:

Sencillo no es fácil y simple no es sencillo.

Así que apunta las dos primeras normas para crear un Storytelling que venda.

  • Primera: que sea sencillo, directo, que no este demasiado adornado con cosas superfluas e innecesarias.
  • Y segunda: que esté currado. Porque recuerda lo que decía mi abuelo, sencillo y simple no significa fácil.

Yo me acuerdo mucho de las tardes con mi abuelo, me daba un trozo de pan, con 4 onzas de chocolate cortadas de un pellizco. Eso si que era merendar. 😛

storytelling-pan-chocolate

Ahí me inculcó la tercera norma (aunque yo aún no lo sabía)

La tercera norma (y quizás la más importante), para crear un Storytelling que venda.

Mi abuelo solía llevarme a pasear encima de sus hombros por el campo mientras me contaba batallas. De la guerra, de cuando conoció a mi abuela, de cuando mi padre era pequeño. Mil «batallitas».

Y yo escuchaba, no porque fueran nuevas para mi, que no lo eran, las habría escuchado mil veces. Pero las escuchaba, por cómo las contaba.

Escucharle era una locura, si me hablaba de la guerra, me veía en las trincheras, si me hablaba de mi abuela, yo también me enamoraba de ella, y a través de las historias de mi abuelo aprendí a querer a mi padre.

La tercera norma para que tu storytelling venda:

Cuenta tu historia con pasión.

Haz que quien te lea pueda leer en voz alta, como si leyera algo escrito de su puño y letra para que se sienta identificado con tu historia y pueda recordarla con facilidad.

Mi abuelo murió hace años, pero a día de hoy recuerdo frases míticas, atadas a recuerdos imborrables.

Te voy a contar uno de ellos, muy concreto, que además está relacionado con la cuarta norma para crear un Storytelling que venda.

La cuarta norma para crear un storytelling que vende.

Una tarde estaba haciendo los deberes, sentado en el suelo, como hacíamos los deberes antes, a los pies del sillón de mi abuelo.

Nunca he sido mal estudiante, jamás. Pero esa tarde andaba despistado y con prisa, seguramente porque quería bajar a la calle a montar en bici. Una bici de adulto en la que él mismo me había enseñado a montar, sin ruedines, y en la que no llegaba al suelo.

La mía era un poco más grande.

Así que hice los deberes volando deseando salir a dar vueltas a la manzana con la bici y se los llevé a mi padre para que me los revisara mientras mi abuelo me miraba de reojo.

Mi padre los revisó, cabeceó y me dijo: «Están mal».

No necesitaba decir más, porque tanto el como yo sabíamos que estaban mal por haberlo hecho rápido, no porque no supiera hacerlos bien.

Mi abuelo seguía sentado en su sillón preferido, en una posición que bien pudiera parecer que estaba durmiendo. Pero no perdía detalle.

Cuando me acerque de nuevo a su sillón para disponerme a rehacer los ejercicios escuche aquella voz calmada detrás de mí.

«Niño, escúchame bien, cuando tengas que hacer algo, a lo largo de tu vida, lo que sea, hazlo despacio y bien. Si lo haces rápido y mal, te tocará hacerlo dos veces. Tardarás el doble y te sentirás estúpido. Y nadie paga a un tonto dos veces por hacer una cosa bien.»

¡BUUMM!

Yo tendría siete u ocho años. Y siempre voy a recordar esa frase. Y además es algo que me marcó de tal forma que lo intento poner en practica incluso ahora, casi cuarenta años después.

Y ahí tienes tu cuarta norma para hacer un Storytelling que venda.

No se trata de hacerlo despacio y bien. Que también podría ser.

Se trata de que cuando estés creando esa historia para tus cliente, les aportes un valor, no solo en ese momento, sino para su vida, que tu historia genere un impacto positivo en quien la lee y la ayude a transformase en algo mejor.

Esa es la más difícil, conseguir la transformación a través de la historia. Pero una vez lo consigas habrás conseguido una conexión auténtica y real con tu cliente, y comenzará otro tipo de relación. Como la que yo tenía con mi abuelo.

Una relación de confianza.

Porque no suelo decirlo mucho, pero lo que soy, mis valores, mis sentimientos, no solo hacia mi familia, sino incluso hacia quienes no conozco, están muy marcados por mi abuelo y sus historias.

Porque mi abuelo, inventó el Storytelling.

No te puedo contar todas las historias que me contaba mi abuelo. Eso sí, puedo ayudarte a crear un storytelling que venda para conectar con tus clientes.

O puedes aprender gratis acerca del storytelling en la comunidad de elbailedelascinco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *